Bienvenid@ a mi Taller

domingo, 16 de junio de 2013

Relojes de sol


Relojes de sol

La medición del tiempo existe desde hace
miles de años. Se sabe que los
hombres de
Cromagnon
utilizaban varas de madera
empotradas en tierra y que, de acuerdo con
la longitud de la sombra que proyectara el Sol
al caer sobre ellas, podían saber qué hora del
día era: si la sombra era igual a la longitud
del bastón en la mañana, eran las 9:00 a. m. ;
si esto sucedía en la tarde, eran las 3:00 p. m.



El tiempo que mide un reloj solar es el tiempo verdadero local, 
en este sistema la hora es la veinticuatroava parte del tiempo
 que tarda el sol en pasar dos veces consecutivas 
por el meridiano local.


RELOJ DE SOL Y ARENA

Para estirar el tiempo de no verte
con esa plenitud de luna llena,
voy a hacer un reloj de sol y arena,
del tamaño del ojo de la muerte.

Silencioso guardián, que me despierte
si nota en mi memoria que se estrena
tu lumbre con su réplica morena
cada vez que en mi sueño te hagas fuerte.

Si falla y me permite estar dormido
por algún desperfecto en su engranaje,
y en vez de en los islotes del olvido

termino con mi onírico equipaje
a orillas de tu cuerpo bendecido,
no esperen que regrese de mi viaje.




Los relojes de Sol fueron los primeros instrumentos
de medición creados por el hombre. Su complejidad
y exactitud dependían del conocimiento sobre los
movimientos del Sol, la Luna y los planetas alcanzado
por las antiguas civilizaciones , así como de los usos
prácticos para los que fueron creados. Durante muchos
siglos fueron los únicos instrumentos para medir el
tiempo con los que contaba el hombre.


Alegoria al sol
La sombra recta avanza por las horas
y va midiendo el tiempo de otra vida
que nunca viviremos.
Ahora sé que amarte ha sido huir
de una patria infame hasta el alba
de tus ojos con la grieta del olvido.
Como un perfume se evapora el sueño,
y el amor es la bala en la recámara
del arma pavonada del futuro.
Nos vamos adentrando en la edad roja
y, mientras tanto, avanza por las horas
la sombra silenciosa de una vida
que nunca habremos vivido.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada